La meditación produce cambios en el cerebro

La meditación produce cambios en el cerebro

Todos hemos escuchado que la meditación conduce a una mayor claridad mental, menores niveles de estrés y reducción de la ansiedad. Pero, ¿cómo beneficia la meditación al cerebro? Los estudios han demostrado que la práctica de la atención plena produce cambios fisiológicos positivos que hacen que la conexión entre la meditación y el cerebro sea aún más profunda.

En las últimas décadas, la meditación se ha vuelto más convencional. Las personas pasan tiempo trabajando con sus mentes, siguiendo su respiración y aprendiendo a apreciar el poder del momento presente. Los grupos de meditación están apareciendo en todas partes: en escuelas, comunidades, centros para personas mayores y más. Se ha vuelto tan convencional que incluso la comunidad empresarial se ha unido al movimiento y hay nuevas pruebas de que cambia el cerebro a mejor.

La investigación en el campo de la psicología ha confirmado lo que todo meditador sabe: la meditación es buena para el cuerpo y el alma. La ciencia ahora puede reforzar las afirmaciones al mostrar cómo la meditación afecta físicamente al órgano extraordinariamente complejo. La evidencia científica reciente confirma que la meditación nutre las partes del cerebro que contribuyen al bienestar. Además, parece que una práctica regular priva a las partes del cerebro relacionadas con el estrés y la ansiedad de su nutrición.

Efectos de la meditación en el cerebro

En una entrevista a expertos involucrados en el estudio, dan una introducción de cómo la meditación afecta el cerebro. Ellos explican cómo cuatro regiones de los cerebros de los meditadores asociados con una función cerebral saludable se vuelven más sustanciales, mientras que una de las áreas asociadas con un comportamiento indeseable se reduce. Veamos cuales son las áreas a las que se refieren los expertos.

Hipocampo izquierdo

Esta es el área en el cerebro que nos ayuda a aprender. Las herramientas que utilizamos para la capacidad cognitiva y la memoria se encuentran aquí, al igual que los reguladores emocionales asociados con la autoconciencia y la empatía. La investigación confirma que a medida que el grosor cortical del hipocampo aumenta de volumen a través de la meditación, aumenta la densidad de la materia gris y se nutren todas estas funciones importantes.

Giro Cingulado

El Giro Cingulado está conectado con pensamientos errantes y la relevancia propia, es decir, el grado de subjetividad y la referencia a uno mismo cuando se procesa la información. Parece que cuanto más grande y más fuerte es el cíngulo, menos se distrae la mente y más realista puede ser el sentido del yo.

Dos de los efectos de vital importancia que la meditación tiene en la mente, son la capacidad de permanecer en sintonía con el momento presente sin juicio, arrepentimiento o anticipación; y la capacidad de observar las sensaciones y emociones que surgen en la corriente mental sin necesariamente identificarse con ellas. La meditación parece aumentar la densidad del giro cingulado.

Puente troncoencefálico

Esta es una parte muy ocupada e importante del cerebro donde se producen muchos de los neurotransmisores que ayudan a regular la actividad cerebral. Ubicado en el centro del tronco encefálico, su nombre, pons, proviene del latín “puente”. El pons está involucrado en una gran cantidad de funciones esenciales, como el sueño, las expresiones faciales, el procesamiento sensorial y el funcionamiento físico básico.

La Unión Parietal Temporal

Nos gusta pensar que somos buenas personas, empáticas, humanas y justas. La empatía y la compasión están asociadas con la unión temporoparietal del cerebro, como lo es nuestro sentido de perspectiva. Podríamos decir que el cingulado posterior se enfoca en el “yo”, mientras que la Unión Parietal ilumina todo lo demás. Esta unión se vuelve más activa cuando nos ponemos en el lugar de alguien, por ejemplo.

Amígdala

Hay otra área del cerebro que se cambia a través de la meditación: la amígdala. Pero no se hace más grande; se encoge. Ese molesto rincón del cerebro que produce sentimientos de ansiedad, miedo y estrés general, es físicamente más pequeña en los cerebros de expertos meditadores. Para el resto de nosotros, incluso un curso intensivo de ocho semanas en la reducción del estrés basado en la atención plena conduce a una disminución mensurable en el tamaño de la amígdala. Cuanto más pequeño es, menos apto es para dictar nuestras respuestas emocionales, especialmente las del género de “lucha o huida”. No es de extrañar que nos sintamos tan bien cuando un régimen de meditación diario se incorpora a nuestras vidas.

 

Artículo anteriorMeditación Vipassana
Artículo siguienteBeneficios de la meditación

OTRAS MEDITACIONES

4 tipos de mindfulness

4 tipos de mindfulness Se trata de una práctica ancestral que poco a poco ha ido adentrándose en el Occidente durante las últimas décadas llevando...

La historia del mindfulness

La historia del mindfulness Está disciplina tiene sus bases en la práctica de tradiciones budistas, en las que se renuncia al contenido religioso y es...

Mandalas y meditación

Mandalas y meditación El mundo Mandala significa literalmente círculo. Representa una integridad infinita y un diagrama cósmico que nos recuerda nuestra relación con el infinito,...