¿Se puede realizar meditación acostado?

Meditar requiere de disposición tanto mental como corporal, por lo que algunas posturas suelen ser más recomendadas que otras para alcanzar la serenidad que se requiere al momento de concentrarse. Nuestra mente está programada para reaccionar a través de rutinas que le hemos establecido desde siempre, en las que cada comportamiento, cada emoción o estado de ánimo tienen implícita una postura en nuestro cuerpo.

Al disponernos a entrar en un estado de  meditación, acostarse envía la señal al cuerpo que debe entrar en un estado de relajación, pero la meditación debe ser en un estado en el que no haya tensión en el cuerpo, más no de relajación plena. Cuando te acuestas, la mente lo que busca es entrar en un estado de distracción, mientras el cuerpo se relaja de manera total, esto es exactamente lo que quieres lograr cuando meditas, pero entonces requieres de más esfuerzo ya que podrías dormirte porque el cerebro canaliza la información de otra manera.

Hay que recordar que cuando lo que intentamos es meditar, debemos buscar tener más situaciones a nuestro favor para alcanzarla con más tranquilidad, mayor rapidez y correctamente.

¿Se recomienda meditar acostado?

La verdad es que no es recomendable ni en un sofá, ni tumbado en el piso o en una cama, ya que estos no son los lugares ideales. Obviamente, lo que aquí te sugerimos no es de manera obligatoria, sino una recomendación de lo que puede ser mejor. Esto se debe a que existe la posibilidad de que algo te impida no estar en la cama como una enfermedad  o has tenido algún inconveniente que amerita estar en ella, de este modo, toca hacerlo en la cama.

También es recomendable que si tu problema es alcanzar correctamente el sueño por las noches y no logras el descanso adecuado, debes realizar otras prácticas como el Mindfulness que te ayuda a reducir la actividad mental.

Finalmente

Entonces, si tu objetivo primordial es alcanzar la meditación, no deberías iniciar tu actividad acostado pues el cuerpo intentará en todo momento divagar, buscar el descanso y dormir, y en realidad esa no es tu idea. Como hicimos referencia, el cuerpo debe estar o encontrarse en un estado de no tensión, por lo que resulta ideal hacerlo sentado ya que dicha posición te ayuda a alcanzar tu estado de meditación de la mejor manera.

Podría pasar que, al buscar el estado ideal de la meditación, tiendas a aburrirte, lo que genera una sensación de intranquilidad e inconformidad con la actividad, donde llevas rato tratando de conectarte con la meditación y notas que no logras alcanzarlo. Lo importante es saber deducir cuál es la sensación que está interfiriendo en tu concentración para poder alcanzar la solución, para no seguir distraídos y enlazar de manera enérgica el estado que buscamos de manera atenta. El aburrimiento podría hacer que tu mente comience a divagar en diversos pensamientos, charlas contigo mismo, sin ningún pensamiento concreto. Debemos entonces restablecernos y recordar que nunca debemos meditar acostados.

OTRAS MEDITACIONES

4 tipos de mindfulness

4 tipos de mindfulness Se trata de una práctica ancestral que poco a poco ha ido adentrándose en el Occidente durante las últimas décadas llevando...

La historia del mindfulness

La historia del mindfulness Está disciplina tiene sus bases en la práctica de tradiciones budistas, en las que se renuncia al contenido religioso y es...

Mandalas y meditación

Mandalas y meditación El mundo Mandala significa literalmente círculo. Representa una integridad infinita y un diagrama cósmico que nos recuerda nuestra relación con el infinito,...