Meditación Alfa y sus beneficios

Mucho hemos escuchado a cerca de encontrarnos en estado alfa, pero posiblemente desconocemos en qué consiste o cómo es, y se trata de alcanzar un estado de meditación donde no se está dormido ni despierto.

Meditación Alfa

Nuestros días pasaron a ser de un momento a otro sumamente ajetreados, donde el sueño no es visto como un momento de recuperación del cuerpo sino como una pérdida de tiempo y es quizás por ello que el sueño ya no alcanza a tener ese efecto. Con un estado de meditación alfa todo podría cambiar para mejor tanto para el espíritu como para el cuerpo.

La meditación Alfa proporciona gran variedad de beneficios debido a que es una combinación de métodos científicos, psicología y técnicas de meditación más reiki, todo para aprovechar el poder del subconsciente.

Cuando entramos en estado alfa,  las ondas cerebrales descienden a la mitad, lo que le proporciona al cerebro comodidad y confort para recuperarse, como cuando alcanzas un sueño profundo y pleno para amanecer energizado y con ganas de comenzar. Entonces, lo ideal es alcanzar ese estado de tranquilidad y calma sin llegar a dormirse para lograr beneficios considerables en nuestros cuerpo.

Al iniciar la meditación debes estar conectado con la tierra, iniciando las respiraciones adecuadas inhalando y exhalando de manera sincronizada y profundamente. La idea primordial es que todo fluya y que el estrés no tenga cabida. Este ejercicio se debe hacer hasta que el pulso baje y te sientas tranquilo.  

Se debe tener presente que el detonante del estrés no se eliminará con ello, pero tu cerebro se encontrará oxigenado para tomar las decisiones de manera más certera y así tener el control en las manos teniendo también el control espiritual.

Liberando tensiones

Cuando realizamos estos ejercicios, nuestra vida retoma el aliento normal, se relaja la mente liberando las tensiones que puedan haber en el corazón llegando a nuestro estado alfa en el que puedes recibir todo, sin ser vulnerable, teniendo poder sin limitaciones. La mente se sensibiliza siendo una herramienta para la visualización.

Visualización

Siendo conscientes del estado de relajación, podemos imaginar el número 3, tres veces seguidas a la altura del ojo mental, seguido del número 2 y finalmente el número 1, igual tres veces cada uno. La idea es usar la mente, incluso aquellos lugares que usualmente no se emplean a diario. A medida que se respira,  se debe pensar en sitios a los que deseas acudir, lo que quieres alcanzar, o bien como deseas desempeñarte en tu trabajo o tu día a día.

El estado alfa permite canalizar tus energías, donde tus reflexiones se hacen poderosas y son más reales, por ello debes repetirlas afirmando lo fuerte y sólido que eres, de esta manera alcanzarás tus propias soluciones. Al finalizar el conteo regresivo, lentamente abre los ojos. Tu fuerza interna ya ha sido expuesta a través de esta potente técnica, rápida y sencilla con la que tu vida alcanzará un mejor estado. Haz de la meditación alfa tu aliado, de esta manera todo tomará el cauce que deseas.

Artículo anteriorMeditación al despertar
Artículo siguienteMeditación Vipassana

OTRAS MEDITACIONES

4 tipos de mindfulness

4 tipos de mindfulness Se trata de una práctica ancestral que poco a poco ha ido adentrándose en el Occidente durante las últimas décadas llevando...

La historia del mindfulness

La historia del mindfulness Está disciplina tiene sus bases en la práctica de tradiciones budistas, en las que se renuncia al contenido religioso y es...

Mandalas y meditación

Mandalas y meditación El mundo Mandala significa literalmente círculo. Representa una integridad infinita y un diagrama cósmico que nos recuerda nuestra relación con el infinito,...